Social Network

contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224
contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224

La sal de gusano, un sabor ancestral

Con 70 mil pesos, tres socios y un crédito bancario, entraron al mercado; quieren conquistar paladares extranjeros con 4 meses de vida

Mitla, en Oaxaca, fue el lugar dónde Manuel Ángel García aprendió a elaborar la sal de Chinicuil o gusano de maguey, un platillo exótico que era el principal “alimento de los emperadores aztecas”.

Hoy en día por tradición se acostumbra acompañar un trago de mezcal con sal de gusano de maguey, para darle ese toque gourmet al paladar, explicó el microempresario García, gerente de producción de la empresa “Gran Mitla”.

Todo empezó con una amistad de más de 35 años con la familia Escobar oriunda de la región, los cuales le proporcionaron la receta -herencia de la bisabuela- para que él la comercializara.

El objetivo de García es: poner el nombre y las tradiciones de México en alto en todo el mundo.
Una inquietud que surgió derivada a que en la actualidad, el consumo de mezcal va en aumento en toda la republica mexicana; las personas de otros países están empezando a tomarlo.

Fue así que decidió poner en marcha su proyecto, con una inversión de 70 mil pesos los cuales recaudó con ayuda de sus tres socios y un préstamo bancario.

Con el capital compró los insumos y equipo necesario para poder producir su producto en la cocina de su hogar. “Con ocho mil pesos elaboramos 40 kilos de sal aproximadamente”, dijo.

Para el microempresario, la elaboración de la sal de gusano es un proceso artesanal, en donde para crear su producto, primero los gusanos se tienen que secar al sol, después molerlos y triturarlos junto con sal de grano y chiles de la región.

Bajo el sello Gran Mitla, nace hace cuatro meses está microempresa 100% mexicana que desea traspasar fronteras y dar a conocer productos “gourmet” hechos en México con insumos nacionales.
Con poco tiempo en el mercado se han logrado posicionar en el gusto de sus principales consumidores: restaurantes, mezcalerías y tiendas tradicionales.

Los chefs de alto renombre utilizan su producto para crear nuevos platillos con un toque prehispánico, dijo. En plática con EL UNIVERSAL, el empresario dijo que posicionarse en el mercado no es fácil, pues se necesita paciencia e invertir.

Contó que tuvieron que regalar varios kilos de su producto en las degustaciones, lo cual trajo un poco de pérdidas.

García expuso que el costo del kilo de gusano de maguey alcanza 2 mil pesos, el cual recolecta con pequeños productores de Hidalgo y Oaxaca.

Para que la producción sea inigualable deberá tener cuidado porque no todos los gusanos son de la calidad que se requiere, mencionó el empresario.

Citó que en un mezcal, si el gusano se hunde es de calidad, si se percata que flota en la boca de la botella, deberá pensarlo dos veces antes de darle un buen sorbo.

Sin duda, el producto que ofrece Gran Mitla es algo que solamente en México se puede dar, lo cuales un orgullo.

Mejor en el camino

Al lanzar al mercado la primera producción, las presentaciones del producto se ofrecían en un empaque de madera, sin embargo tuvieron contratiempos ya que esta le impregnaba un sabor a la sal que no a todos satisfacía.

“Los consumidores no podrían visualizar el producto y eso le generaba desconfianza”, dijo.
García y su equipo de trabajo decidieron renovar su marca. Ahora se encuentra en un empaque de vidrio, con las siguientes presentaciones: 5 gramos con un costo de 20 pesos; 50 gramos, 100 pesos; medio kilo, 400 pesos y 550 pesos el kilo.

La empresa no espera producir grandes cantidades de su producto por que la producción tiene un límite; el gusano de chinicuil se da de manera natural y esperarán meses para conseguir más insumos.

García dijo que lo más difícil es las puertas cerradas por falta de comunicación, por lo que se necesita que todos pongan un granito de arena para que los emprendedores materialicen su sueño.

http://www.eluniversal.com.mx/articulos/73366.html

RESPONDER