Social Network

contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224
contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224

¿Llegará el dólar a 20 pesos en el 2016?

Captura de pantalla 2016-01-13 a las 9.15.34

 

• Devaluación sin crisis
• Devaluación sin impulso exportador

En un día histórico de contrastes para México, el gobierno logra recapturar por tercera ocasión a “El Chapo” Guzmán, mientras que el peso cae a mínimos históricos al cerrar en su cotización al mayoreo en 17.9350 pesos por dólar. La captura de “El Chapo” en nada afecta a la economía, a pesar de toda la atención mediática, mientras que la depreciación constante del peso frente al dólar podría seguir con todas las consecuencias que implica en un nuevo entorno, cuyas re- percusiones, como vimos en el 2015, son muy diferentes a las que observa- mos cuando el peso se devaluaba abruptamente en las crisis del siglo pasado.

Fortalecimiento del dólar

A diferencia de antaño, cuando las devaluaciones del peso mexicano eran producto de malas estrategias macroeconómicas nacionales  como la de 1976, 1982, 1985, 1988 y 1994, la depreciación de 16.71% del peso frente al dólar en el 2015 es producto del fortalecimiento del dólar a nivel global.

Casi todas las monedas del mundo se vieron afectadas por la incertidumbre, en mayor o menor medida, aunque en el caso de nuestro país hay políticas erróneas, tanto monetarias como fiscales, que incidieron en el comportamiento del peso frente al dólar.

Banxico mantuvo entre el año 2008 y 2015 un diferencial de tasa de interés muy elevado (de 3.00%), frente a la tasa de bonos de EU, y ello provocó la entrada masiva de “capitales golondrinos”, en un mercado poco líquido de divisas mexicanas, y cuando los capitales intentaron salir nuevamente, se encontraron con una reducida oferta de dólares. En cada subasta de 200 ó 400 mdd que llevó a cabo Banxico, la demanda superó de forma consistente a la oferta. Durante 5 años, en Tenden- cias insistimos en reducir la tasa de referencia nacional, tanto para impulsar

a la economía en momentos difíciles, como para evitar la entrada de “capitales golondrinos” de forma masiva.

La SHCP no ha podido mostrar al mundo que México ya no depende del petróleo como hace 30 años y tampoco ha presentado el plan de contingencia que llevaría a cabo junto con PEMEX si el precio del petróleo sigue bajando, a niveles donde sea más caro extraerlo que venderlo, como podría suceder en los próximos meses.

Precio “teórico” del dólar

La teoría indica que en una economía abierta el peso mexicano tendría un valor que compense la diferencia de inflación entre México y EU, de tal suerte que los consumidores puedan comprar los mismos productos en ambos lados de la frontera.

Si tomamos como año base el 2000 o incluso 2005, el precio teórico del dólar debiera estar entre 13.00 y 14.00 pesos. Si el año base es el 2010, ya des- pués de la crisis del 2008, el dólar de- biera estar en 14,75 a 15.00 pesos, pero no 17.92 en que cerró este viernes 8 de enero, lo que explica las estimaciones que han hecho la mayoría de bancos y Casas de Bolsa, muy por debajo de las cifras que maneja el mercado de forma cotidiana. El peso mexicano está subvaluado y en algún momento debe- rá ajustarse a la baja, pero los merca- dos no se rigen por la teoría y, por ende, analizamos cuáles son los escenarios para que el Tipo de Cambio llegue a 20.00 pesos en el 2016.

Escenarios probables

En primer lugar, si la depreciación de 16.71% se repite en el 2016, pasaríamos de un Tipo de Cambio de 17.2120 a 20.08 pesos por dólar a finales del 2016. Esto iría nuevamente en contra de la teoría, porque estamos esperando una inflación de apenas 1.50% para EU y una de 2.30% para México, es decir un diferencial de sólo 0.80%, lo que significaría una depreciación de sólo 14 centavos y no de 3 pesos.

Pero el peso sí puede llegar a 20 pesos si China se desacelera a un crecimiento por debajo de 6.00% anual, frente al 6.7% esperado por el mercado.

Si China no crece, muchas empresas no podrán cumplir sus metas de ventas y utilidades, habrá menores inversiones, menores compras a nivel mundial y menor precio del petróleo por menor demanda esperada. Lo que ya vimos en la primera semana del 2016 se mantendría en el año y ello elevaría la incertidumbre y el nerviosismo. Banxico no podría hacer nada y el peso se depreciaría hasta 20 pesos por dólar, aunque no provocaría hiperinflación, porque tendríamos un entorno de bajos precios de materias primas, como sucedió en el 2015.

Otro escenario es que el precio del petróleo siga bajando. Tanto Rusia como Venezuela extraen cada vez más petróleo, ya que no tienen otra fuente de divisas. Saben que si no lo hacen, Arabia Saudita produciría más y el resultado sería el mismo, y ellos se quedarían sin divisas de todas formas, por lo que aun cuando parece ilógico seguir produciendo en niveles excesivos, Rusia, Venezuela y ahora Irán e Irak, inundarán de petróleo los mercados, hasta que Arabia Saudita ponga un alto.

El mundo suponía que cuando las finanzas públicas de Arabia Saudita se vieran comprometidas, frenaría la guerra de precios, pero en lugar de ello ha preferido subir los precios de servicios públicos e incluso privatizar algunos para mantener esta guerra de precios.

Otra razón, contra toda lógica económica, sería una desaceleración de EU que provoque pánico en los mercados y se produzca un “Fly to Quality”, es decir un “vuelo hacia la calidad” de los Bonos del Tesoro de EU. Un dólar caro está mermando poco a poco la fuerza de su economía, sobre todo su manufactura, por lo que es un escenario que no se puede negar en estos momentos, aunque todavía mantiene una probabi- lidad muy baja.

Devaluación sin exportaciones

El Dr. José Ángel Gurría, director de la OCDE, dice que la devaluación

impulsaría las exportaciones nacionales, lo que no ha ocurrido. La razón es que México no es la única nación que gana competitividad al fortalecerse el dólar, sino que mientras EU la pierde, al mismo tiempo todos sus socios comerciales la ganan, no sólo México, como sucedía el siglo pasado.

Del otro lado de la moneda, una nueva devaluación que lleve al dólar a 20 pesos, en un entorno de bajos precios de las materias primas a nivel mundial, se traducirá en un fortalecimiento, como sucedió en el 2015, del mercado inter- no al tener un mayor ingreso disponible, bajas tasas de interés y, por ende, una mayor demanda interna agregada, siendo nuevamente el mercado interno el motor del crecimiento económico nacional, a pesar de las malas cifras que pudiera tener el sector exportador y el sector petrolero nacional.

Con base en lo anterior, debemos señalar que un dólar en 20.00 pesos no sería una catástrofe como antes, porque no es producto de una economía nacional débil, sino del fortalecimiento del dólar, aunque gran parte de esta devaluación se deba a las políticas monetarias erróneas que atrajeron gran cantidad de “capitales golondrinos” entre el 2010 y 2015, y que al salir se encuentran con un embudo, y una oferta insuficiente de dólares.

Un mejor manejo monetario hubiera generado mayor crecimiento económico entre el 2010 y 2015, un Tipo de Cambio menor y una salida de “capitales golondrinos” mucho más controlada.

Perspectivas:

Sí existe la posibilidad de que, por especulación, incertidumbre y nerviosismo global, el Tipo de Cambio llegue a 20.00 pesos por dólar en el 2016, aunque no significaría una crisis. Tome sus precauciones, compre coberturas e invierta en dólares.

Fuente:
Tendencias Económicas y Financieras

Año30,VolumenXXX,Núm.1460