Social Network

contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224
contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224

Maneja tus utilidades

Cuando compras algún artículo, o pagas por algún servicio, pocas veces te detienes a preguntarte por qué pagas un determinado precio por él. Sin embargo, las cosas cambian cuando estás del otro lado y eres tú el que tiene que fijar un precio sobre lo que haces. A continuación, te daremos algunas recomendaciones para que pongas un precio sobre tu trabajo, ya sea que te desenvuelvas independientemente o que estés pensando en montar tu propio negocio:

-Costo de los materiales directos: Este rubro consiste en que revises los precios de todos los insumos necesarios para la prestación de tus servicios, puedes llamar a tus proveedores para saber el precio al día de hoy. Así mismo, considera el transporte de los materiales, y cuánto cuesta que llegue a tu cliente.

-Costo de la mano de obra: Aquí tienes que incluir el costo de las horas que te tarda realizar tu producto o servicio, y asignarles un costo determinado. Considera el precio justamente, pero también toma en cuenta qué tanta demanda tiene lo que haces, cuántos lo saben hacer, y quiénes son tu competencia directa.

-Gastos indirectos: En este concepto pueden entrar los gastos de agua, renta, y luz que hagas en tu oficina. Si trabajas desde casa, también tómalos en cuenta, puedes calcular cuántas horas pasas trabajando y dividirlas entre la factura que te llega de energía eléctrica.

Ahora lo que puedes hacer, es sumar los tres conceptos de arriba. El resultado de esta suma es lo que a ti te cuesta producir tu producto o servicio. Aún falta la ganancia, para obtenerla puedes aumentar un porcentaje a la cifra que ya habías obtenido. Por ejemplo, supongamos que haces helado, y producir un helado te cuesta $5 pesos. Para lograr una ganancia, puedes aumentar el 30% que en este caso es $1.50, así el precio para tus clientes sería $6.50 pesos por helado.

Recuerda que el precio al público de tu producto o servicio se determina por el mercado, es decir, antes de que salgas a vender, tendrás que investigar cuánto pagan por tu servicio en el mercado y de ahí basarte para fijar tu precio. Considera factores como el beneficio que proporcionas al cliente, el valor agregado del producto, y la situación económica del país en general. (Por ejemplo, si comercializas algún artículo de lujo, podría no venderse tan bien durante una crisis económica y tendrías que reajustar el precio.)

Sobre todo toma en cuenta las necesidades de tus clientes, trabajar en la diferenciación de tu producto o servicio, te dará la oportunidad de recibir la remuneración que deseas por tu trabajo.

Estos consejos te ayudarán a fijar un precio justo a tu producto o servicio, para ti y para tus clientes, así podrás trabajar y disfrutar los resultados de lo que haces.

Fuente: http://finanzaspracticas.com.mx/324201-Maneja-tus-utilidades.note.aspx

Deja un comentario