Social Network

contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224
contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224

Manejo del estrés: En busca del equilibrio entre trabajo y familia

¿Vivir para trabajar o trabajar para vivir? Muchas personas ven en su carrera un desafío vital para obtener reconocimientos. El trabajo se convierte en una prioridad que compite con la vida familiar. Aprender a equilibrar estos aspectos, y evitar así el estrés, es fundamental si lo que queremos es mejorar nuestra calidad de vida.

Es un hecho. La familia sufre el costo de la sobreexigencia laboral. Según el psicólogo de Red Salud UC, José Pinedo, “para ser reconocido y tener logros profesionales, se necesita un recurso cada vez más escaso: el tiempo. En este escenario, muchas personas concluyen que la única área a la cual se le puede `recortar´ algo de tiempo es a la familia”.

Para el especialista, “al disminuir los espacios familiares se produce un balance `disarmónico´ entre la dedicación al trabajo y a los seres queridos. Siempre existe la racionalización, excusa o justificación que dice ‘esto lo hago por ustedes´. Muchas familias preferirían ver disminuidos sus ingresos con tal de que el papá o la mamá estuvieran más tiempo en el hogar”.

La importancia de conciliar el área laboral con la familia es clara. La necesidad que tienen los seres humanos de un desarrollo equilibrado entre la productividad, la afectividad y las relaciones de intimidad es fundamental. Una persona sana es aquella que es capaz de conjugar todas las áreas de su vida en una armonía justa para todos. Tarea evidente, aunque nada fácil.

Lograr el balance

Conseguir el equilibrio entre el trabajo y la vida familiar es una tarea esencial. Para empezar, hay que hacer la diferencia entre las personas trabajólicas y las obsesivas-perfeccionistas.

El trabajólico ocupa más tiempo del que necesita en su trabajo, porque no quiere volver a casa y encontrarse con su familia. Utiliza largas horas en tareas “importantes”, cuando en realidad son excusas para no llegar a su hogar.

El obsesivo-perfeccionista está centrado -de manera constante- en sus responsabilidades laborales. Su objetivo es lograr resultados que sobrepasen las expectativas de sus pares y superiores. En este desafío ignora los costos que puede tener, porque para él su misión es “muy importante”.

-En el caso del trabajólico hay mucho que hacer -explica el doctor Pinedo- partiendo por el duro trabajo de hacerle ver que esto es una enfermedad. Además, hay que lograr que el paciente asuma sus conflictos personales no resueltos, tanto consigo mismo como con su familia. Si se trata de un obsesivo-perfeccionista, lo que hay que hacer es generar conciencia de que la familia merece atención y que debe ser considerada como un trabajo más.

¿Estresado o superado?

Es importante diferenciar estos conceptos. El estrés es un mal que debe ser tratado por psicólogos o psiquiatras. Sus manifestaciones son trastornos a nivel cognitivo (atención, concentración y memoria), y a nivel afectivo (irritabilidad, depresión y angustia). ¿Cuándo se transforma en enfermedad? Cuando los síntomas persisten pese a que la persona ya se ha alejado de la fuente del estrés, que la mayoría de las veces está en el trabajo. Entonces es necesaria la ayuda de un especialista.

Estar superado significa que una persona no tiene las herramientas necesarias para cumplir con los requerimientos demandados. De este modo, cuando se consiguen esos recursos, la persona deja de estar superada.

En este contexto, el principal instrumento para superar el estrés es la administración de los recursos. Asumir las responsabilidades que se pueden cumplir y no sobreexigirse. La clave es entonces, trabajar para vivir. Lograr la armonía en ambos aspectos y no exponerse a altos niveles de estrés.

Para tener en cuenta

Algunos consejos para controlar el estrés y lograr el equilibrio son:

1. Situar dentro del mismo nivel jerárquico a la familia y el trabajo.

2. Tener en cuenta que para trabajar bien se necesita una familia sana y feliz.

3. Recordar a diario que gracias al trabajo se puede otorgar tranquilidad a la familia.

4. Hacer un corte entre el trabajo y la familia antes de llegar a la casa.

Empresa exitosa vs Matrimonio feliz

Es importante aprender a administrar adecuadamente tu empleo y tu vida privada.

Estar a cargo de un negocio exitoso debería ser como un boleto hacia la buena vida, pero en ocasiones tiene su costo. Stephen Adele estaba muy ocupado creando iSatori, su compañía de suplementos nutricionales de 20 millones de dólares en Golden, Colorado, por lo que no pasaba suficiente tiempo con su esposa y sus tres hijas.

“Intentaba compensar el tiempo comprándoles cosas”, recuerda. Los autos y la joyería no funcionaron, claro, y la pareja se divorció. Ahora Adele está pasando más tiempo con sus tres hijas, finalmente.

A continuación les proporcionamos 5 consejos para evitar la discordia matrimonial:

Programa Vacaciones con regularidad.

Brad Feld, fundador de la compañía de capital emprendedor Foundry Group, comenzó a programar vacaciones regulares después de que su esposa, Amy Batchelor, casi lo abandonara por trabajar durante todo un viaje de fin de semana. Ahora tiene una semana de vacaciones cada trimestre, conocida como su vacación ‘Xq’.

La regla es que él debe desconectarse por completo y darle a ella su teléfono celular. “Me lo regresa la semana siguiente”, comenta. Sus colegas tienen que trabajar sin él, y Feld sigue casado.

Comparte intereses.

Razor Suleman, presidente ejecutivo de I Love Rewards, un negocio de recompensas en Boston con 50 millones de dólares en ventas, intenta no cometer ese error. Se unió a su esposa, Kari, desarrolladora web, para ir a una cumbre por cuestiones laborales.

“Fue increíble que Razor se interesara en un evento que a mí me emocionaba tanto”, dice. “Generó un diálogo que de otra forma no habríamos logrado”.

Realiza sesiones familiares.

DJ Rezak, fundador de KB Building Services, una compañía de limpieza comercial en Omaha, dice que las reuniones semanales ayudan a la familia a mantenerse organizada, y eso le deja más tiempo para estar con su esposa, Lisa.

La familia hace una pausa durante las cenas del domingo para hablar de la semana. Discuten sus planes y también realizan un espectáculo de talentos. “Nos hace sentir que la familia es prioridad”, dice Lisa.

Menos “Face” y más familia.

Cuando estás en casa, debes estar presente. Jeff Booth es presidente ejecutivo de BuildDirect, una compañía que vende materiales de construcción.

Su esposa, Kelly, publica que es un gran papá en Facebook, aunque pasa 60 horas a la semana trabajando. Él atribuye esto a que, en cuanto llega a casa, apaga su teléfono para comenzar a hacer actividades con ella y sus hijos, en lugar de revisar su correo al lado de la alberca.

Manten un horario flexible.

Quizás no puedas lograr trabajar menos, pero tal vez tengas tiempo para quitar algunas responsabilidades de las manos de tu pareja.

Brad Dresbach, cofundador de la compañía de mercadeo de Columbus 42Fish, toma estas tareas diarias de las manos de su familia; como recoger pasteles, algo que reduce la presión de su esposa, Danielle, quien tiene un trabajo corporativo mucho menos flexible.

Fuente: http://www.cnnexpansion.com/emprendedores/2011/06/28/familia-vs-empleo

 

RESPONDER