Social Network

contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224
contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224

5 preguntas que pueden salvarle la vida a tu PyME

Todo mundo habla sobre el primer año de una nueva empresa o de una nueva PyME. Es vox populi que 90% de las nuevas empresas fallarán.

“Si logras pasar el primero año estás del otro lado.” -dicen por ahí.
Lo que no te dicen es que una vez que estás “del otro lado” hay un peligro inminente de estancamiento.
Si logras una base mínima de clientes, un buen equipo de trabajo y una finanzas saludable puedes navegar en un punto medio cómodo (afrontémoslo: mediocre) durante algunos o muchos años hasta que las circunstancias externas hagan que tu PyME desaparezca sin pena ni gloria para la historia.
Si tu PyME ya es estable es momento ideal de hacer preguntas fuertes que te saquen de una burbuja de comodidad y te digan si es que:
Tu PyME está lista para un cambio repentino externo
Existe dentro de tu PyME un agente de cambio suficiente para seguir mejorando y creciendo continuamente.
5 preguntas veloces para una autocrítica son:
1) ¿Tu PyME es la mejor en algo?
Si hay algo que tu empresa hace u ofrece mejor que nadie ponte una palomita. Si volteas a tu alrededor y eres más o menos igual que el resto de tu mercado preocúpate.
2) A tus clientes ¿Les aterra la idea de que desaparezcas?
Por supuesto que tus clientes pueden sobrevivir sin ti, pero si la idea de perderte como proveedor les es extremadamente incómoda estás en una buena posición respecto al cambio: tus clientes no querrán perderte sea cual sea el cambio externo. Si tu respuesta es: “No” es hora de tomar algún tipo de acción. Trabaja en tu valor agregado. Si tu respuesta es: “No se” pon en marcha alguna acción para conocer qué les es escencial o ideal respecto al servicio que les provees.
Otra manera de plantear esta pregunta es: Si mi PyME desparece mañana ¿Quién la extrañaría? o ¿Qué implica para mis clientes cambiar de proveedor?
3) ¿Estás exprimiendo el máximo potencial de tu equipo?
Tu equipo puede ser bueno, inclusive extraordinario en la ejecución de tu producto o servicio pero… ¿Innova? ¿Inventa? ¿Está en un estado de reto y mejora constante?
4) ¿Estás aprendiendo a la misma velocidad que el mundo cambia?
Una PyME nace como un sueño, frecuentemente innovador. ¿Sigues aprendiendo o la ejecución te ha transformado de un poeta o filósofo en una máquina?
Una manera práctica y veloz de evaluar esto es consultar los planes de estudios de universidades para las carreras que tienen que ver con tu giro de negocio. ¿Todos los temas te son conocido? ¿Estás al día en los que te competen?
5) ¿Estás comprometido con el cambio?
Básicamente: Toda PyME debe de contar con (por lo menos) un director o socio que crea y se preocupan constantemente por el cambio. Por supuesto, sin sacrificar la ejecución. Pero recuerda que hacer es el hoy, el cambio es el mañana.
Fuente: pepeytono.com.mx

Deja un comentario