Social Network

contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224
contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224

5 Consejos para tomar decisiones rápidas y efectivas

El tema de tomar decisiones es bastante complejo, y si a eso le agregamos el que sean rápidas y efectivas,  puede que sea hasta iluso,  sin embargo, con paciencia y un buen método,  creo que es posible.

No pensemos que el tomar decisiones rápidamente no implicará cometer errores, claro que es una implicación, sin embargo, si podemos aprender de ésos errores, podemos crear en nosotros un excelente hábito para poder tomar decisiones rápidas y efectivas, ¿cómo?, acá les dejo algunos consejos:

1. Seamos constantes en nuestra forma de pensar:

Podemos entender la razón de nuestra toma de decisiones en el pasado si analizamos por un momento en el proceso de la misma,  las decisiones siempre pueden variar de persona a persona,  pero si algo es cierto, es que cada uno de nosotros tenemos una motivación para actuar,  probablemente tenemos problemas para tomar decisiones porque constantemente cambiamos de parecer, “bailamos al ritmo de la música que nos toquen”, asegurémonos que nuestras razones y parecer, sean consistentes, éso ayudará a agilizar nuestra toma de decisiones y no duda al ejecutarlas.

2. Examinemos nuestras decisiones pasadas:

Si algo es cierto, es que todos podemos y deberíamos de aprender de nuestros errores,  también de nuestros logros,  meditemos en un momento en el historial de toma de decisiones que hemos tenido,  qué las ha accionado,  sin importar qué resultado hayan generado las decisiones que hemos hecho,  si logramos entender ¿qué las provocó? podemos tener una gran herramienta para que éstas sean más efectivas.

3.  Superemos los miedos:

Existen muchísimos miedos al hablar de toma de decisiones, miedo a fallar, miedo a adquirir demasiada responsabilidad, miedo  a las consecuencias que la decisión traiga a otras personas,  incluso, miedo a las demasiadas opciones que existen para escoger.  Debemos entender que nunca vamos a estar exentos  a fallar, a equivocarnos,  las personas más prominentes han tomado malas decisiones,  han fallado,  pero han aprendido de éstas.  En vez de vivir con éstos miedos, planifiquemos qué es lo que debemos hacer si éstos miedos se convierten en realidad y decidamos enfrentarlos para no convertirnos en procrastinadores por miedo a accionar.

4.  Escuchemos al instinto:

Algo tan arriesgado, pero al mismo tiempo muy efectivo,  es y siempre será nuestro instinto,  ésa voz en nuestro interior que constantemente nos empuja a hacer o no hacer las cosas.  Psicólogos han respaldado el hecho de que la mayoría de veces, nuestro instinto tiene resultados positivos.   Es importante que al momento de tomar decisiones en base a nuestro instinto, estemos calmados,  tranquilos y lo hagamos después de un buen tiempo de meditación que pueda descartar la emotividad y/o influencias externas.

5. Preparémonos para lo que viene:

Si bien hemos hablado de que el tomar decisiones rápida y efectivamente puede llevar a cierto punto a una vulnerabilidad más abierta a errores, debemos de considerar éstos y poder prepararnos planteando casos de acción.  El tener planificado el “peor de los casos” y sus implicaciones siempre nos ayudará a ser mas efectivos al momento de no haber tomado la mejor decisión.  Es recomendable el planificar por lo menos 3 diferentes escenarios al momento de tomar decisiones,  tomando en cuenta en cada uno, un diferente plan de acción.  Recordemos que nuestras decisiones no serán efectivas al momento de no cometer errores, sino, al momento en tener planificado y previsto lo que puede suceder después de tomada la misma.

“Nuestras decisiones no serán efectivas al momento de no cometer errores, sino, al momento en tener planificado y previsto lo que puede suceder después de tomada la misma”

En el ámbito empresarial, la mayoría de empresarios amigos que conozco, y empresarios que leo,  aseguran que la habilidad de tomar decisiones rápida y efectivamente es vital para personas que desean crecer en su carrera dentro de una organización,  sabiendo que las mismas llevan un riesgo implícito de equivocación,  sin embargo,  no deja de ser una habilidad necesaria el poder enmendar, reaccionar y seguir adelante al momento de que las cosas no salgan como se planificaron.

 

Fuente: oscarmorales.com

1 COMENTARIO
  1. Interesante artículo, los consejos me son útiles y prácticos 🙂 saludos…

RESPONDER