Social Network

contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224
contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224

¿Qué hacer con los pensamientos negativos?

Existe un perfil de cliente que crea barreras y límites en su mente, lo que se convierte en el elemento determinante que lo aleja de sus objetivos y del éxito.

Estas personas, generalmente  quieren tener éxito y se esfuerzan por alcanzar sus objetivos, pero de una forma u otra, nunca lo logran y se pasan la vida pensando que “no tienen lo que necesitan” para ser exitosos.

En Business Coaching Firm hemos constatado que todos tenemos “lo que se necesita”; basta “abrir los ojos” para darnos cuenta de nuestro potencial.

Aquí te compartimos la receta para hacerlo:

Identidad. De cero a dos años de edad, todo ser humano es como una “esponja” que lo absorbe todo. Nuestra identidad se empieza a formar en esta etapa de la vida y depende de la forma en que nuestros padres nos tratan, cómo se relacionan entre ellos y su visión del mundo.

Tal vez nuestros padres tenían la actitud de: “Nunca hay suficiente en el hogar”, o tal vez se esforzaron por fomentar nuestra autoestima. La identidad es un elemento clave, así que es muy importante, primero, que tú entiendas cuál fue la herencia que te dejaron esos años y cómo han definido tu vida actual y, después que analices qué es necesario modificar en tu identidad para acercarte más a donde quieres ir.

Creencias. ¿Cuáles son tus creencias? Nuestras creencias son una combinación de varios factores, entre ellos nuestra identidad y el ambiente en el cual nos desarrollamos. Es vital que entiendas cuáles son y analices si debes reforzarlas o redefinirlas. Tu sistema de creencias es otro elemento que te dará el impulso para que nadie te detenga en el camino a obtener aquello que quieres.

Es muy importante que trabajes los dos puntos anteriores hasta que no haya un gramo de duda en tu ser, respecto a quién eres y qué crees.

Círculo Social. No debes sucumbir  a los deseos de tu círculo social sólo por ser aceptado, sino basado en tus creencias e identidad, establecer tu propio camino, que puede ser muy diferente al de tus amigos.

Duda e incertidumbre. Ambas deben ser excluidas de tu vida cuanto antes. Como dice el dicho: “No te preocupes, ocúpate”.

 

Falta de confianza. Hay personas que no tienen la mínima confianza en ellos mismos ni en sus capacidades, lo cual, curiosamente, es el resultado de tampoco tener confianza en los demás. Esto también tiene su origen en la forma en que nos educaron nuestros padres. Desarrolla la confianza en tus capacidades y supera el paradigma de la desconfianza.

Falta de sensibilidad. Haz lo que tengas que hacer para conectarte con tu ambiente y con las personas que te rodean. Pon más atención a la sutileza y a los detalles de lo que te rodea. Empieza por reconocer que no sabes tanto como podrías saber y abre tu mente a las infinitas posibilidades que te regala la vida diariamente. Expande tu consciente.

Tira la “basura mental”, ya!.

RESPONDER