Social Network

contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224
contacto@bcfmexico.com // (55) 5336 5224

Las 6 claves de un equipo ganador

Si lo que buscas es tener un gran equipo  de personas,  que se desempeñen increíblemente, hablemos de las seis claves.

Primera: ¿en quién te tienes que convertir para ser un líder excepcional? La primera parte de un equipo  fuerte tiene que ver con un liderazgo  fuerte del dueño  de negocio. Como ya hemos  mencionado, pasión y RESPONSABILIDAD son factores importantísimos para  lograrlo.  Dice Anthony  Robbins  en su libro Despertando al gigante interior: la pasión  y el espíritu que uno pone  en cada  acción es lo que llevará a que otros te sigan.

Segunda: tener una meta común.  Ya hemos  hablado sobre establecer  objetivos  claros  y compartirlos para  que  cada  miembro del equipo  alinee sus propias metas con las de la organización.

Tercera: tener un plan de acción,  es decir, saber qué hace cada quien y cuándo, que no se quede  sólo en buenos  deseos.

Cuarta: elaborar  las reglas  del  juego.  Aquí me  gustaría  preguntarte:  si te alejas  de tu negocio  un momento, ¿tus empleados se desempeñan como  a ti te gusta?, ¿están definidos  los valores, procesos,  reglamentos  internos,  etc., para que todo marche  según lo acordado?, ¿existen consecuencias si no se cumplen las reglas?, si no están establecidas las reglas del juego; ¿quién las define entonces? Recuerda  que comenté que el negocio  es como  un juego donde  existen REGLAS, hay un marcador y es divertido ¿verdad?

Quinta: que todo  tu personal  esté 100%  involucrado y tenga claras las metas y el destino de la organización.

Sexta: apoyar la toma de riesgos. Recuerda: ¿cuántas veces  te caíste  para  aprender a caminar?,  ¿cómo  aprendemos  las personas? Siempre hay aprendizaje después de un error, de una falla, de una crisis. ¿Por qué no dejas que tus empleados aprendan? Recuerdo  una ocasión,  en un viaje de placer,  en que la chica  de las reservaciones cometió  un error que costó a la empresa  algo así como ocho mil dólares americanos corregir para traerme de vuelta en tiempo y forma. Para mi sorpresa, cuando llegué, la chica había sido despedida. Le pregunté  a la dueña  del establecimiento: “Caray, si acabas  de invertir ocho  mil dólares  en su educación, ¿por qué la eliminas de tu equipo?”

Deja un comentario